AGREGA A TU FE 

Por Jackie Ricks. Este es el artículo cuatro de nuestra serie Legacy. 

Mi hermana mayor falleció recientemente y mucho se habló sobre el legado piadoso que dejó a sus hijos y nietos. Empecé a preguntarme si algún día se diría o se podría decir lo mismo de mí. Luego supe que este es el tema de nuestro nuevo año de la WMA. Entonces, estamos viendo cómo cultivar rasgos de carácter para un legado piadoso. Hay varias escrituras que funcionan para estudiar esto. Pero qué mejor que nuestro propio lema de la WMA: “Y además de esto, poniendo toda diligencia, añadid a vuestra fe virtud; y a la virtud el conocimiento; Y al conocimiento la templanza; y a la templanza la paciencia; y a la paciencia piedad; Y a la piedad la bondad fraternal; y a la caridad fraternal”. (2 Pedro 1:5-7) 

Nota que la fe es el punto de partida. Sin fe, no hay base sobre la cual construir. Jesús es nuestro fundamento. Se necesita fe en Jesucristo como nuestro Salvador para siquiera pensar en tener un carácter y un legado piadosos. Eso incluye no sólo la fe salvadora sino también la fe viva. Dios puso un capítulo completo de Hebreos (11) en la Biblia para discutir cuán importante es la fe para nosotros. Como dice Hebreos 11:6, “sin fe es imposible agradarle [Dios].Si no has puesto tu fe en Jesucristo como tu Salvador, debes hacerlo. Si es así, pero no has vivido por fe diariamente, recuerda que se necesita confiar en Él para que se encargue de cada necesidad. Entonces podrás concentrarte en desarrollar los rasgos de carácter que necesitas para dejar un legado piadoso. 

¿Qué viene después de la fe? El verso dice virtud. Esto parece ser una adición lógica porque luchamos por ser buenos con nosotros mismos. De hecho, es imposible ser bueno por nuestra cuenta. Es difícil definir la virtud, especialmente en un párrafo (¡pero no quieres que este blog sea un libro!). Mucha gente piensa que la virtud es pureza sexual, pero es mucho más. Significa tener excelencia moral en todos los ámbitos. Por supuesto, no podemos lograrlo solos. Así como dice la canción, “sólo la alabanza viene de Él”, ¡cualquier bondad o virtud que tengamos proviene de Dios! 

Luego viene el conocimiento. No podemos vivir como Dios quiere sin conocimiento de Él y Su Palabra. Eso significa que necesitamos pasar tiempo con Él en oración y en Su Palabra. Un tiempo de tranquilidad diario es muy útil en esta área. De hecho, 

incluso cuando mi vida estaba mucho más ocupada que ahora, me las arreglé mejor porque tenía un tiempo devocional constante con Dios para comenzar mi día antes de despertar a alguien más en la casa. A veces ahora me apresuro a hacer otras

cosas y luego me doy cuenta de que no tuve mi tiempo con Él. Necesitamos ese tiempo. 

Después del conocimiento viene la templanza. Muchas veces hoy pensamos que eso sólo tiene que ver con el alcohol. Sin embargo, la templanza simplemente significa autocontrol, que es un rasgo de carácter muy importante. Hoy en día vemos muchas personas que tienen poco o ningún autocontrol en sus acciones. Aunque lo llamamos autocontrol, debería llamarse El señor-control. Sólo entregando nuestro caminar diario a Él podremos con seguridad caminar cada paso en Su camino sin vacilar demasiado. Continuaremos cometiendo errores, pero Dios estará ahí para recogernos y ayudarnos en nuestro camino sin causar demasiado daño. 

Necesitamos paciencia para permitirle a Dios el control total de nuestras vidas. Algunas personas son más (o menos) pacientes con las cosas y otras con las personas. Entonces todos nosotros algunas veces nos impacientamos con Dios. Una de mis canciones favoritas es “A través de todol”, dónde me recuerda que si nunca hubiera tenido un problema, entonces no sabría que Dios podría resolver mis problemas. La fe en Dios puede hacer maravillas en nuestras vidas si lo permitimos y nos ayuda a no ser tan impacientes. 

La piedad es lo siguiente. Una mujer piadosa es devota de Dios y también trata de vivir como Dios quiere. No se trata sólo de pensar en “¿ Qué haría Jesús?” y hacerlo. Eso también implica considerar si nuestras acciones glorificarían a Dios y asegurarnos de que no hagamos nada que no lo glorifique. Como dice el refrán, somos la única Biblia que algunas personas leen, por lo que debemos asegurarnos de que reciban el mensaje correcto. 

La bondad fraternal (o fraternal en nuestro caso) es el siguiente atributo que debemos agregar a nuestra fe y a todos los demás. Eso simplemente significa bondad expresada a través de nuestras acciones. Tanto las palabras hebreas como griegas utilizadas en la Biblia para referirse a la bondad implican no sólo la emoción, sino también la acción. No basta con tener buenos pensamientos y orar por alguien, sino que debemos tratar de ayudarlo en todo lo que necesite, si es posible. Y recuerda que la bondad fraternal no esperará nada a cambio. 

Finalmente, la caridad (o el amor) es la última cualidad mencionada aquí. No se trata sólo de ser amable o caritativo. La palabra griega utilizada es una forma de ágape. Esto se refiere al amor supremo que Dios tiene por nosotros o nuestro amor por Dios, o nuestro amor sacrificial por otros creyentes. Cuando tengamos las

características piadosas que deberíamos, podremos amar a los demás como Dios quiere que lo hagamos. 

¿Los demás ven estas características en ti? ¿Estás dejando un legado piadoso que otros recordarán lo suficiente como para influir en sus vidas para mejor? Si no, considera aumentar tu fe…. 

Sagradas Escrituras: 1 Pedro 1:5-7; Gálatas 5:22-26; Filipenses 4:8-9; Proverbios 31:10-31 

Oración: “Señor, quiero experimentar vida abundante en Ti y dejar un legado piadoso para mi familia y los demás. Por favor ayúdame a tener la fe que necesito para agregar cada una de estas cualidades en mi vida y luego usarlas correctamente para ayudar a otros en mi vida diaria. Gracias. En el nombre de Jesús, Amén”. 

Aplicación: Haz un inventario de tu vida. ¿Estás agregando a tu fe estas características que te ayudarán a dejar un legado piadoso para los demás? Si no, pídele a Dios que te ayude. Es posible que también desees estudiar más sobre esto. Consulta las otras escrituras mencionadas, ya que todas esas cualidades también te ayudarán. Quizás quieras leer más. Para obtener una explicación más detallada de cada atributo, quizás quieras consultar mis libros. Agregue a su fe… o Perfíles de virtud encontrado en Amazon o poniéndose en contacto conmigo. 

Traducción: Wendy García

 

 

 

 

COMENZAR CON EL FINAL EN MENTE 

Por Judy Wallace. Este es el artículo tres de nuestra serie Legado. 

Además de las ciencias, mis otras tareas docentes en Bald Knob incluían un programa para superdotados y talentosos para los grados superiores. En el bachillerato las necesidades de los alumnos se cubrían con clases 

avanzadas. Pero en la secundaria las clases de niños talentosos eran de naturaleza más creativa. 

Una de las primeras tareas que les daba a mis alumnos era que escribieran sus propios obituarios. Algunos pueden haber pensado que se trataba de una tarea bastante morbosa. Lo vi como una forma de aclarar la valores, visiones, y objetivos que tenían para sus vidas. ¿Qué querían lograr en su vida? ¿Cómo querían ser recordados? ¿Cómo harían para hacer realidad estas cosas? Cualesquiera que fueran sus respuestas a estas preguntas, tuvieron que planificarlas y ponerlas en práctica paso a paso. 

Nuestro primer paso fue definir lo que estaba pidiendo. 

VALORES: En la lengua vernácula actual, los valores pueden considerarse como nuestra visión del mundo. La cosmovisión cristiana es que todos los hombres nacen con una naturaleza pecaminosa. Nos dirigimos al infierno, que es lo que merecemos. Pero Dios proporcionó un camino a la vida eterna a través de nuestro arrepentimiento y creencia en la muerte, sepultura y resurrección de Su Hijo y nuestro Salvador, Jesucristo.. Nuestros valores se equiparan con estas creencias y forman la base de la forma en que vivimos nuestras vidas.. Estos deben basarse en las verdades establecidas en Su Palabra si queremos glorificarlo. 

¿Cuáles son los estándares y creencias que sigues para construir tu vida? 

VISIONES: Las empresas y organizaciones declaran los objetivos que quieren alcanzar. Una meta es algo que se pretende o se desea obtener, un propósito por el cual se debe trabajar. A menudo, estos se presentan en forma de una declaración de misión en la que colaboran las partes

involucradas. Tuve una visión de mi vida desde que estaba en tercer grado. Quería ser profesora. Creo que ese propósito fue plantado en mi corazón por Dios mismo. ¿Por qué? Nunca abandonó mi enfoque e incluso cuando mis padres pensaban que debía seguir un camino diferente: mi corazón estaba puesto en la enseñanza. 

¿Cuál es el propósito que Dios ha elegido para tu vida? ¿Lo estás persiguiendo? 

OBJETIVOS: Los resultados o logros que queremos que se vean en nuestras vidas son las metas por las que hemos trabajado. Simplemente saber que nuestros esfuerzos no tienen sentido a menos que hayan sido dirigidos por Dios y logrados a través de la fuerza y dirección del Espíritu Santo. ¡La autosuficiencia y la automotivación no serán suficientes! Estamos indefensos sin Dios. 

¿Qué es lo que tú, con el liderazgo de Dios, quieres lograr en tu vida? ¿Te estás sometiendo a Dios y haciéndolo? 

¿Qué tiene esto que ver con LEGADO? Debemos habitar constantemente en la presencia de nuestro Padre, permanecer en Su Palabra y obedecer lo que Él nos muestra. Nuestros valores se alinearán con los suyos, Él pondrá en nuestros corazones las visiones que tiene para nuestras vidas y, paso a paso, nos mostrará el qué, cuándo y dónde de Su propósito para nuestras vidas. Si vamos a dejar un legado, debemos tener un legado. 

¡Empieza ahora con el final en mente! 

SAGRADA ESCRITURA: 1 Pedro 1:16; 2 Pedro 3:11; Romanos 8:28-29; Deuteronomio 6 :1-15 ; Josué 1:7-9; Filipenses 2:1-11 [Pasaje de tu elección] 

Aplicación : Utilizando uno de estos pasajes bíblicos, escribe tu propia declaración de misión. ¿Qué valores, visiones y metas para tu vida puedes ver en el pasaje de las Escrituras que elegiste? ¿Cómo podría esta Escritura, si se sigue, desarrollar un legado piadoso para tu vida? 

ORACIÓN: Padre, te amo y te pido que continuamente atraigas mi corazón, mi alma y mi mente hacia Ti. Tú me conoces mejor que yo mismo, así que “escudriñame y conóceme, y ve si hay en mí algún camino

de perversidad”. Tú conoces mi pecado de autodependencia. Ayúdame a ver con qué frecuencia y con qué desesperación fracaso. Ayúdame a arrepentirme inmediatamente, someterme y hacerme recto ante tus ojos. Ruego que al final se pueda decir de mí: “Ella amaba a Dios y se notaba”.

 

 

 

 

Recorriendo mi Camino con Propósito 

Por Cindy Allen. Este es el artículo número 2 de nuestra serie Legado. 

Al comenzar el año pensando en vivir un legado piadoso, creo que debemos darnos cuenta de que es posible que debamos hacer algunos cambios en nuestras vidas. 

Quiero decir, soy una buena persona: voy a la iglesia, leo mi Biblia, asisto a estudios bíblicos. ¿Pero es eso suficiente? 

Cuando miro mi vida y pienso en el tipo de legado que quiero dejar a quienes me seguirán, veo algunas áreas que debo mejorar. Una de esas áreas tiene que ver con la falta de intencionalidad en mi caminar cristiano. 

En Efesios 2:10, leemos cómo Dios nos creó a cada una de nosotras con un propósito específico. 

Pero todas también tenemos propósitos en común, cosas que Dios espera que todos los cristianos hagan. Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón. Id por todo el mundo y haced discípulos. Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 

¿Si lo visualizas? La mayoría de estas cosas no suceden simplemente, tenemos que darles un propósito en nuestros corazones y luego en nuestras vidas.

Si miramos a Jesús y su vida, vemos que fue muy intencional. En la Gran Comisión se nos dice: “Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones”. (Mateo 28:19 ) Esto literalmente significa “cuando vayas, haz discípulos”. 

Veamos algunos ejemplos de Jesús mientras iba y veamos cómo se pueden aplicar a nuestras vidas. 

En Lucas 19, se nos presenta a Zaqueo. Jesús seguía su camino rodeado de gente y Zaqueo se subió a un árbol para verlo. Jesús podría simplemente haber pasado, mirando a la multitud, pero se tomó el tiempo para mirar realmente a la multitud, notar a la gente. Esta intencionalidad cambió la vida de Zaqueo para siempre y la vida de todos los miembros de su casa. 

¿Realmente miro a las multitudes que me rodean? Si soy sincera, corro por el supermercado evitando a la mayor cantidad de gente posible. A menudo, incluso en la iglesia, elijo el camino de salida más rápido, sin darme cuenta de quienes me rodean. Aquellos que puedan necesitar una palabra de aliento o un abrazo. Vivir la vida con propósito significa mirar realmente a los demás y ver a quién puedo impactar positivamente, “a medida que avanzo”. 

En Juan 4 nos encontramos con la mujer samaritana. Jesús hizo todo lo posible para encontrarse con esta mujer. Tomó un camino que nadie habría elegido. Imagínate hacer eso hoy en día. Estoy demasiado ocupada para salir de mi camino para interceptar a alguien que necesita el amor de Dios. Dios mío, tengo cosas que hacer. 

Pero Jesús lo miró de otra manera. 

Allá por la edad de 12 años, les dijo a María y José: “¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?” Lucas 2:49 . ¿Tengo yo esta misma actitud? ¿Estoy en los negocios de mi Padre? 

La historia de Lázaro tiene un giro diferente. Jesús fue intencional, pero debido a que retrasó intencionalmente su visita, su amigo murió. (Juan 11) 

¿Quién tomaría esa decisión por un amigo?

Pero como siempre, Jesús tenía un propósito. “¿No os dije que si creéis veréis la gloria de Dios?” (Juan 11:40) A veces las decisiones intencionales que hacemos para honrar a Dios provocan dificultades para los demás. Tal vez tengas un hijo que ha agotado todas sus oportunidades, o un amigo que tal vez no se despierte hasta que haya tocado fondo. Es difícil estar en esas situaciones, pero si hacemos lo mejor para el honor y la gloria de Dios, siempre tomaremos la mejor decisión. 

Quiero que mi legado sea uno que apunte a Jesús. “A medida que avanzo” quiero dejar huellas que muestren un camino piadoso. 

Para hacerlo, debo vivir con un propósito para Dios. Debo tomar decisiones, a menudo difíciles, que tal vez no quiera tomar. Tengo que salir de mi camino, salir de mi zona de confort. Para ser honesto, la mayoría de las personas en mi zona de confort aman a Jesús tanto como yo. Claro, puedo impactar sus vidas, pero ¿realmente estoy impactando al mundo, incluso a mi pequeño rincón del mismo? 

A veces da miedo. A veces es difícil. A veces requiere mucho esfuerzo. Pero cuando miramos la vida de Jesús y la diferencia que marcó, y consideramos que nosotros también podemos marcar una gran diferencia, ¿Acaso no vale la pena? ¿No podemos todos vivir mejor nuestra vida con un propósito para Dios? 

Oración Dios, perdóname por las veces que no he podido vivir una vida con un propósito para ti. Por favor Señor, envía a alguien más para impactar a las personas que yo no impacté y que estaban en mi camino. Ayúdame Dios a ser más como Jesús. Abre mis ojos a la multitud que me rodea, empújame a hacer todo lo posible para tu gloria, ayúdame a tomar decisiones difíciles que acerquen a otros a ti. Dios bendice mis esfuerzos y mueve mi corazón para hacerlo mejor. En el nombre de Jesús, Amén. 

Sagrada Escritura: Efesios 2:10; Lucas 19:1-9; Juan 4:1-42; Juan 11:1-44 

Actúa: Cada mañana, ora específicamente para que Dios abra tus ojos a las personas que necesitan de Jesús. Luego, durante el día, mantén los ojos abiertos para ver a esas personas. Se sensible al Espíritu mientras él te indica diferentes direcciones. Considera las interrupciones como

oportunidades, no como interrupciones. El mundo necesita amor y Jesús nos encargó mostrarles amor. Pero probablemente no se acercarán y dirán: “Oye, necesito un poco de amor”. Vamos a tener que buscarlos, tal como lo hizo Jesús.

 

 

 

¿Qué dejarás atrás? 

Por Kelly Williams. Este es el artículo número 1 de nuestra serie Legado 

Hoy siento cada uno de mis 67 años. Algunos días es más difícil mover este viejo cuerpo que otros. ¿Estás de acuerdo? Sentirme mayor ciertamente me recuerda que mis días en esta tierra algún día llegarán a su fin. Quizás más temprano que tarde. Ese pensamiento me hace pensar en ¿Cómo seré recordada? ¿Cómo me recordarán mis hijos, nietos, amigos y familiares cuando yo ya no esté? 

Todos sabemos que ese día llegará, ¿Verdad? Ninguna de nosotros escapa a la muerte. Las Escrituras dicen: “Y como está establecido que los hombres mueran una sola vez, y después de esto el juicio” (Hebreos 9:27 (RVR1960). Todos vamos a morir pero ¿Qué dejaremos atrás? 

La idea de un legado duradero ha estado en mi mente y en mi corazón durante el año pasado. 

Como 2da. Vicepresidenta de la Unión Femenil Nacional, mi función es establecer el tema para el próximo año. Así que he pensado, orado y leído sobre esto durante un año. He puesto mi corazón en dejar un legado piadoso y duradero. Quiero que mis nietos me recuerden como una mujer de la Palabra de Dios, fiel a su Dios, a su familia y a Su iglesia. 

Nos centraremos en este tema en el blog a lo largo de este año. Nuestras damas del comité de recursos escribirán sobre los diferentes aspectos de un legado piadoso y duradero. Queremos que consideren unirse a este viaje para crear ese tipo de legado para quienes lo respaldan. ¿Te comprometes a leer el blog cada semana y luego a orar sobre cómo tu legado afectará a las 

generaciones venideras? Salmos 71:18 (NVI) dice: “Ahora también, cuando sea viejo y canoso, oh Dios, no me desamparas, hasta que declare tu fuerza a esta generación, y tu poder a todos los que han de venir”. 

El apóstol Pablo, al dar su mensaje de despedida a los ancianos de Efeso, dijo esto en Hechos 20:24: “Pero considero que mi vida no vale nada para mí, mi única meta es terminar la carrera y completar la tarea que el Señor Jesús me ha encomendado a mí: la tarea de testificar de las buenas nuevas de la gracia de Dios”. 

Al pensar en el énfasis del blog del año pasado, ¿Estarías dispuesta a comprometerte a esforzarte por estar MÁS CERCA de nuestro Salvador en nuestra vida diaria, conscientes del legado que estamos dejando a quienes vienen detrás de nosotros? 

SAGRADA ESCRITURA: Salmo 71 

Actúa: Enumera los atributos de este Salmo que muestran lo que se incluye en la construcción de un legado.. 

ORACIÓN: Padre, oramos para que, como mujeres de Dios, seamos conscientes cada día de quienes nos rodean, ya sean familiares o extraños, y nos recuerden compartir de Jesús con todos los que conocemos, ya sea de palabra o de hecho. 

Traducción : Wendy F. García

 

 

 

TERMINANDO  C.L.O.S.E.R 

 Por Judy Wallace. Este es el artículo #48 y última publicación de nuestra serie CLOSER.
 
 
 

¡Hace un año que el Comité de Recursos Inspiradores comenzó un viaje llamado blog! La definición real de blog es: “una característica regular que aparece como parte de una publicación en línea que generalmente se relaciona con un tema en particular y consta de artículos y comentarios personales de uno o más autores”. ¡Es lo que hemos estado haciendo!

Después de dar nuestros primeros pasos este primer año, queremos avanzar y hacer un énfasis y desarrollar otro paso siguiendo el nuevo tema nacional: “Dejando un legado piadoso”. Viendo hacia adelante, nuestros escritores compartirán temas relacionados con la búsqueda de una vida que dejará nuestras huellas dentro de aquellos que pertenecen a Jesús para que “¡aquellos que vienen detrás de nosotros nos encuentren fieles!”.

Pero nunca debemos dejar de perseguir ese objetivo.  Buscar una CERCANA relación con Cristo! No podemos tener un legado piadoso sin él. Este acrónimo ha servido como un recordatorio constante de que debemos mantener una conversación con Dios a lo largo de nuestro día mientras nos COMUNICAMOS con él a través de la oración. 

La comunicación es una vía de doble sentido. Debemos ponernos en condiciones de escuchar a Dios mientras APRENDER estudiar y comprender lo que Él nos está diciendo a través del Estudio Bíblico. Es posible que a menudo descubras que Él te habla directamente, te responde una pregunta, te corrige y siempre te enseña mientras pasas tiempo con Él en Su Palabra.

El siguiente componente clave es decidir qué hacer con esas lecciones. ¡La única opción es OBEDECER ! ¡Cuanto más tiempo pasas en oración y estudio de la Biblia, más te enamoras de Aquel que tanto nos amó! Jesús mismo dijo,“Si me amáis, guardad mis mandamientos”. Juan 14:15

He oído decir que al memorizar las Escrituras aumentarás el vocabulario del Espíritu Santo en tu vida. ¿Has estado en una de esas situaciones en las que no estás seguro exactamente de qué hacer y luego el Espíritu nos recuerda una escritura que nos da dirección? Para que eso suceda, en primer lugar debe estar ahí. Debemos ALMACENAR ¡La palabra de Dios en nuestros corazones! La memorización es difícil para mí pero no imposible. Si le dedico suficiente tiempo, puedo hacerlo. ¡Tú también puedes! “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti”. Salmo 119:11

EVANGELIZAR. Por alguna razón esa palabra trae temor a nuestros corazones. Primero, debemos darnos cuenta de que esto no es una sugerencia de Dios. Es una orden. Ir y hablar. No tenemos ningún  problema para compartir otras cosas con la gente. ¿Acaso no te deleita hablar de tus hijos y nietos? ¿No estás emocionada de mostrarles fotos? ¿Por qué? Los amas tanto que sus acciones y travesuras simplemente fluyen de ti. ¿Por qué no debería ser tan fácil compartir sobre el sacrificio vivificante de Jesús? ¿Por qué Sus obras, Su vida, Su presencia constante en tu vida no deberían fluir con la misma facilidad?

Estas disciplinas no son algo que podamos considerar “una vez hecho”. Deben practicarse todos los días. Debemos constantemente RENOVAR nuestro compromiso con Él y nuestra relación con Él.

Si dedicamos nuestra vida a hacer las cosas que nos acercan MÁS a Dios, ¡dejaremos un legado divino!

SAGRADAS ESCRITURAS: Hebreos 10:22; Santiago 4:8; 2 Corintios 4:16

RESPONDE : ¿Con cuál de las disciplinas destacadas en C.L.O.S.E.R. ¿Tienes más dificultades? Concéntrate en los tres primeros [oración, estudio bíblico y obediencia] y los demás te resultarán más fáciles.

ORACIÓN: Padre, todo lo que necesitamos para una vida plena y abundante proviene de nuestra relación contigo. La paz, el consuelo, la alegría, el conocimiento de tu gracia y misericordia deben mantenernos fuertes. Ayúdame a vivir en constante conciencia de Tu presencia.

Estoy muy agradecida con las maravillosas damas del comité de este año que no se inscribieron para escribir un blog, pero acogieron la idea de todo corazón. Jackie Ricks, Susie Edgar y Valarie Fish han enviado fielmente artículos durante todo el año pasado. Aunque Val abandona el comité, ¡volveremos a tener noticias suyas! A partir de la próxima semana, incorporaremos blogs de algunos escritores nuevos que expresaron interés en participar. ¡Bienvenidas Cindy Allen, Victoria White y Kelly Williams!

*Por favor oren por la familia de Susie Edgar. Su cuñada murió en el tornado que devastó Sulphur OK.








¡Necesitas algo de Jesús!

Por Valarie Fish.  Este es el artículo número 47 de nuestra serie sobre cómo acercarse MÁS A Dios.
 
 
 

Has escuchado la frase común cuando una persona que se está portando mal: “¡Oh niña, necesitas un poco de Jesús! o cuando escuchas en el salón de belleza a dos personas hablar  de un chisme piensas: ¡Realmente necesita un poco de Jesús!.  O lo que siempre dicen algunos: “Trataré de venir más a la iglesia, necesito  de Jesús”.

Sabemos que todos necesitamos de Jesús, pero ¿Cuánto de Jesús es suficiente?

¿Cuándo sabrás que has alcanzado suficiente y has llenado tu tanque de Jesús?

¿Puedes llegar a  tener demasiado de Jesús?

Uno de los dones más complejos que Dios ha otorgado a la humanidad es el libre albedrío. La capacidad que se le ha dado a cada persona para tomar decisiones por sí misma. Este libre albedrío significa que cada uno de nosotros es responsable de las decisiones que tomamos en cada momento de cada día. Dios no puede obligarte a tomar ninguna decisión y tampoco puede hacerlo Satanás.

El libre albedrío significa que la responsabilidad es tuya.

  Por lo general, se toma una decisión sopesando las opciones y eligiendo realizar alguna acción específica. Tienes dos (o más) puertas para elegir, así que evalúas las opciones y tomas una decisión. Tú decides qué puerta es más beneficiosa para el resultado que deseas. Cuando era niña decidí que quería ir al cielo cuando muriera. Decidí aceptar el pago que Jesús hizo por mi pecado y le pedí que viniera a mi vida. Esta fue la elección obvia y fácil basada en lo que era más beneficioso para el resultado, es decir, ir al cielo cuando muera. No entendía completamente todo acerca de la elección que estaba haciendo, pero Dios sabía que seguiría aprendiendo y acercándome más a Él. Mi decisión de seguir a Jesús no fue la única elección que tomaría en mi viaje espiritual, pero fue el primer paso para toda una vida de elecciones.

Algunas personas han decidido seguir a Jesús pero no se han comprometido a seguir a Jesús. ¿Cuál es la diferencia?

El compromiso entra en juego con cada conjunto de opciones que tienes ante ti. El compromiso ve las mismas dos (o más) puertas y le pregunta a Dios cuál tomar. En lugar de elegir la puerta más beneficiosa para el resultado personal deseado, eliges ceder ante el resultado deseado de Dios. En lugar de sopesar los pros y los contras de las opciones que tienes ante ti, el compromiso espera que el Espíritu Santo te diga: “Sígueme, hija”. Entonces el compromiso entra por la puerta confiado en que aunque no sepas lo que hay del otro lado, ¡Dios lo sabe y tiene un plan!

El compromiso requiere fe en que Dios es veraz.

El compromiso requiere coraje para actuar sin garantía del resultado.

El compromiso requiere confianza en que no sólo necesitas algo de Jesús, sino que Jesús es todo lo que necesitas.

En lugar de “¿Cuánto de Jesús necesitas?” ¿Qué pasaría si evaluamos honestamente? ¿Cuánto quieres tu de Jesús?” Cuando quieras a Jesús más que a cualquier otra cosa, Él se convertirá en todo lo que necesitas para cada momento de tu vida.

Sagrada Escritura: Lucas 9:23-24; Gálatas 2:20

Oración: Padre, te necesito en cada momento de cada día. Por favor ayúdame a confiar en que conoces el camino que tengo por delante y a caminar tras ti sin vacilaciones y sin ambiciones egoístas. Guíame a donde quieras que vaya. Amén.



EN LOS VALLES Y EN LAS MONTAÑAS

Por Jackie Ricks. Este es el artículo número 46 de nuestra serie sobre cómo acercarse MÁS A Dios.

Mi versículo favorito durante años ha sido 1 Tesalonicenses 5:18 “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”.

Muchas veces no hacemos eso. Algunos sólo agradecen a Dios por las cosas buenas (si es que se acuerdan). Cuanto más cerca estemos de Dios, más fácil será recordar ser agradecidas y alabarlo en todo.

Una de mis canciones favoritas es “A través de todo”. Si no lo has escuchado por un tiempo y no recuerdas la letra, tómate el tiempo para buscarla y leer la letra. Como dice, Dios es suficiente en cada situación, sea  buena o sea mala. Así aprendemos a tener fe en Él y a depender de Él. Sin embargo, mi pensamiento favorito en toda la canción es que sin los problemas y valles en nuestras vidas, nunca sabríamos cuánto podría hacer Dios porque en la mayoría de esos casos sabemos que nosotros no podemos resolver nuestros propios problemas.

En realidad, esos momentos en el valle son cuando me he sentido más cerca del Señor porque Él es el único en quien puedo confiar. Puede que Él use a otros humanos para ayudarnos a resolver las cosas, pero en muchos casos esas personas no estarían en el lugar correcto en el momento correcto sin que Él los guiará allí. Déjame darte un ejemplo personal.

Firmé el contrato para mi primer puesto docente menos de una semana antes de tener que presentarme a trabajar. (¡A pesar de haberlo intentado durante meses a través de muchas solicitudes y entrevistas!). Yo me mudaría a mi casa rodante de Austin a Cleveland en Texas pero necesitaba muchos arreglos.  Los arreglos  fracasaron y tuve que salir de Austin un domingo por la tarde con mi casa todavía allí. El pueblo donde me mudaba no tenía hoteles, así que no estaba segura de qué iba a hacer, pero mi papá me dijo que fuera a la casa de cierto pastor y le dijera quién era yo y qué estaba pasando. Yo no lo conocía, pero mi papá sí lo conocía ya que ambos eran pastores. Al llegar a las 10:30 de la noche, toqué el timbre. El pastor escuchó mi historia mientras llevábamos mis maletas a uno de los dormitorios. Luego él tuvo que esperar a que llegara mi  casa rodante, ya que yo tenía que trabajar al día siguiente. Después de muchos problemas, finalmente la casa rodante llegó el martes, con un calentador de agua roto. Sin embargo, el pastor fue a la ferretería local e hizo arreglos para que yo pudiera pagar un calentador  en el transcurso de varios meses. Durante los tres años que enseñé en Cleveland, el Hno. Grady Johnson, su familia y los miembros de la Iglesia Bautista Southline me ayudaron varias veces de diversas maneras. Dios sabía y los tenía exactamente donde debían estar cuando sabía que más los necesitaría. Han habido muchos ejemplos en mi vida de cosas similares.

Otra canción que menciona que Dios está ahí para nosotros en todas las circunstancias es “Dios en la montaña”. El primer verso tiene un significado similar al de la canción “A través de todo”. Sin embargo, el segundo versículo hace que parezca que siempre tenemos fe en los buenos tiempos y recordamos agradecer en esos momentos. Para mí, la canción suena como si sólo nos olvidáramos de Dios en los malos tiempos. En mi vida, a veces he encontrado lo contrario. Recuerdo a Dios fácilmente en los momentos difíciles  porque Él es el único que puede arreglar las situaciones. Sin embargo, a veces empiezo a pensar que a lo mejor  soy yo la que puede hacer algo para tener como resultado esos  buenos momentos. Nunca deberíamos pensar así. Siempre es Dios. Por eso debemos dar gracias a Dios en todo, bueno o malo. De lo contrario, podemos intentar atribuirnos el mérito personal de la obra de Dios.

Creo que la clave para agradecer a Dios en todo es permanecer tan cerca de Él que siempre recordemos que Él es la única respuesta a cada situación. Debemos tener el hábito de escucharlo regularmente (leer Su Palabra diariamente) y hablar con Él constantemente (orar durante todo el día). Sólo entonces podremos recurrir a Jesús y agradecerle por lo bueno y lo malo de nuestras vidas, porque Dios tiene un propósito para todo.

Sagrada Escritura:1 Tesalonicenses 5:16-18; Mateo 11:28-30

Oración:  “Señor, gracias por cuidarme durante toda mi vida: tanto en lo bueno como en lo malo. Sé que tienes una razón para todo y que mi fe crecerá a medida que permanezca cerca de ti. Por favor ayúdame a no desviarme ni a olvidar que Tú eres Quien tiene el control y que siempre debo agradecerte. En el nombre de Jesús, Amén”.

Responde: Tómate el tiempo para agradecer a Dios por los altibajos de tu vida. Fíjate si a menudo ignoras a uno u otro al hablar con Él. Recuerda también acudir a Su Palabra. Te acercará más al Señor.